Jugaban entre hermanos en la habitación del fondo, un niño de 6 años intentaba decirle a su hermano menor de cuatro años que no tocará sus juguetes. Después de ver que su hermano no reaccionaba ante sus acciones, decidió hablarle, “Ich will nicht”, “lass mich in ruhe, Bitte”, “Bitte lass das”, “puedes dejar mis juguetes, Bitte “, “por favor no toques mis juguetes”; después de muchas peticiones tranquilas, llegaron las lágrimas y la desesperación de la hermana mayor.

Una conversación que inicio en alemán, pero termino en español entre dos hermanos bilingües. El hermano consiguió jugar solo y en calma con sus juguetes. Se podría decir que se presento una alternancia de lenguas, pero no es del todo superficial.

Nuestro rol de padres en la comunicación entre hermanos juega un rol muy importante, entre hermanos han logrado un acuerdo en la lengua en la que en casa casi siempre se llega a un acuerdo entre dos partes, en español (en este caso).

Aquí detente y reflexiona, ¿en que lengua solucionan problemas en casa? ¿Saben tratar el apego y hablar de emociones en la lengua minoritaria o en todas las lenguas de familia?.

 

Ahora regresemos un poco en el tiempo. El nacimiento de un segundo hijo puede afectar el equilibrio de la familia bilingüe, con la llegada de un segundo, tercer o cuarto hijo se inicia una retrospectiva a la función y las consecuencias del orden del nacimiento.

El segundo hijo suele presentar mayores dificultades con la lengua minoritaria que el primero. Te comparto algunos puntos a reflexionar sobre nosotros los padres.

1. A pesar de ser la misma persona física no somos los mismos en la llegada de cada hijo.
2. La lengua mayoritaria (lengua local) ocupa un espacio diferente en nuestro día a día.
3. La integración a la comunidad y la aceptación de la cultura del país local han evolucionado.
4.Por tanto la lengua local normalmente ocupa un espacio más relevante en nuestra vida tanto personal, como laboral o incluso familiar.

Es muy común que el primer hijo le hable al segundo en la lengua mayoritaria, este desarrollo se da debido a que es la lengua de mayor uso en el contexto del niño, la guardería, el parque y sus amigos inclinan la lengua de preferencia, por tanto se convierte la mayoría de la veces en la lengua dominante de nuestros hijos; y en consecuencia de esto, la exposición a esta lengua en el segundo hijo aumenta, disminuyendo el tiempo de exposición y de importancia del uso de la lengua minoritaria.

Ahora que vamos en la mitad del texto, quiero recordarte que:

NO es necesario una comunicación entre hermanos en la lengua minoritaria para lograr un bilingüismo satisfactorio para la familia, recuerda que lo más importante es dejarlos elegir su camino, su lengua de preferencia con sus hermanos.

Por ello es importante pensar y reflexionar de antemano que queremos y por qué. También es importante analizar que podemos hacer al respecto si nuestro ideal es mantener la comunicación entre los miembros de la familia en la lengua minoritaria incluido los hermanos. 

Es cierto  que es bastante útil para el desarrollo de un bilingüismo activo en los hermanos menores conseguir la cooperación del hijo o los hijos mayores para así lograr promover el uso de la lengua minoritaria o las lenguas de familia en el hogar, por esto deberías pensar la posibilidad de el uso de la política lingüística familiar “lengua minoritaria en casa”.

Comparto con ustedes 5 consejos para crear una atmósfera segura y favorable para el uso de la lengua minoritaria entre hermanos, teniendo en cuenta los objetivos de toda la familia, la intención de los padres y las emociones de cada uno de los hijos.

1. CONEXIÓN

Conexión con la barriga de mamá desde el embarazo.

Diálogos con su futuro hermano en al barriga y diálogos con papá y mamá sobre un nuevo ser que llegará a nuestro hogar bi/multilingüe.

Anticipar lo que estamos por vivir. Anticipar a los niños es una muy buena herramienta de la crianza consciente para ayudar alimitar la frustración y el temor.

Darle paso a las preguntas inocentes sobre su “hermano bilingüe”, ¿será que aprenderá hablar tambien inglés como yo?, ¿hablaremos con el bebé en español o en inglés?, y ¿si este bebé sabe hablar solo francés, qué hacemos?.

Podemos hacer un junto con los hermano mayores un conteo de los lugares donde usamos cada una de las lenguas o de las personas que hablarán la lengua X y otra listas con las personas que le hablaran al bebé la lengua Y, de esta forma le damos la oportunidad de llegar a una conclusión, al ver la lista de la lengua Y más vacía.

Por último hazlo parte de todas las actividades que involucran al nuevo ser, desde escoger su ropa, hasta pintar una pared de la casa.

2. SER PARTE

Nosotros adultos de esos momentos entre hermanos. Dedicando tiempo al juego en familia, los juegos de mesa son una gran opción pos su versatilidad. A la lectura todos juntos, a las caminatas en la naturaleza.

No me refiero a sofocar esos momentos, pero si  de verdad lo quieres y lo ves necesario. Te propongo lo siguiente:

Cuando estén jugando entre ellos en español y por alguna razón cambien al a lengua local, en vez de decirles algo (no a la cantaleta), únete a ellos pero hablando tu en español, a lo mejor regresan al español o lo mínimo es que se dan cuenta que en español tambien es posible y es divertido.

Traer con creatividad y respeto la lengua minoritaria a las actividades entre hermanos.

3. UN MOMENTO

La estrategia tiempo/lugar puede ayudar para determinar un momento específico para el uso de la lengua minoritaria entre hermanos, recuerda que tu presencia es esencial.

Tres consejos para aplicar esto:

  • Háblales sobre esta idea y decidan juntos si es una buena opción. No impongas esta idea.
  • Permíteles escoger el lugar, el juego o el momento del día a ellos.
  • Ten paciencia, solo con constancia este momento entrará a ser parte de la rutina de casa.

Incluso pueden preparar una caja secreta entre hermanos que cuando se abre es porque se quiere hablar en la lengua minoritaria.

4. PERMITIR

Libertad y respeto frente a la lengua que decidan hablar nuestros hijos. Dejarlos ser y nosotros solo comprenderlos como seres humanos independientes de nosotros los padres, es la clave en la crianza, no solo en el bilingüismo.

Sin obligación y sin presiones podremos crear un espacio seguro y de confianza para el uso de la lengua minoritaria. Y ellos se deben sentir aceptados.

5. ATENCIÓN

Los elogios exagerados y los favoritismos pueden ser una mala jugada.

Si los menores perciben que su hermano mayor es mejor comunicándose en la lengua minoritaria y que como padres elogiamos y premiamos esto (incluso si no lo premiamos), la reacción va a ser desalentadora para el menor y con ansias de ser elogiado y favorito en otra acción.  Y puede conllevar a la minimizar el uso de la lengua por que el niño se sienta inferior.

 

Este es el artículo completo de la publicación de Instagram de @lafamiliafettuccini.

Un texto de gran interés para tu familia puede ser “Lengua minoritaria entre hermanos” Estrategias, reflexiones y experiencias.

Con cariño,

Laura & familia

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *