Nuestra vida como familia multilingüe

¡Que vida!, la mayoría creían que llevaba una vida de locos. Que estaba volviendo locos a mis hijos. Y justamente una de las cosas que más me preguntan hasta el día de hoy por privado en redes sociales, es ¿qué idiomas hablan mis hijos?.

De manera rápida te respondo:
* La mayor habla alemán, español, italiano y esta aprendiendo inglés.
* La del medio habla alemán, español e italiano.
* El menor, decir que habla habla, pues todavía no, pero si se comunica y comprende los mismos tres idiomas, alemán, español e italiano.

De manera más profunda responderé a esa pregunta a continuación. Me he animado a escribirles un poco sobre esto, por que con mi experiencia profesional y más aún con mi experiencia de vida es mucho lo que tengo para aportar.

Para responder al interrogante, les comento que cuando digo habla es por que tienen el nivel adecuado para su edad en los tres idiomas que nombro, por supuesto se presentan desniveles en cuestión de vocabulario pues sus experiencias de vida son muy diferentes en cada lengua. Todos son lengua materna italiano y español, pero me atrevo a decir hoy, que para las dos mayores su idioma dominante es el alemán.

Ahora viene la pregunta que recibo cuando contesto la anterior.¿Cómo lo hacen?.

Con constancia y mucho amor.

Lo más importante con un único objetivo, regalarle herramientas para sus vidas, nuestra lengua materna.

Amor y conciencia en el cómo decimos las cosas, en los recursos que usamos, en las lecturas que realizamos, en la elección del destino de vacaciones, en las actividades, etc.
Sinceramente un trabajo de hormiguitas, sin parar y de a pocos, sin prisas pero con pasos constantes.

En este proceso de crianza hemos estado inmersos tanto papá como yo, en el primer embarazo no fue duda, ni siquiera tema de interés el idioma en que le íbamos hablar a nuestra primogénita, ni a que idiomas iba a estar expuesta. Aunque siempre estuvo claro el lugar donde viviríamos, el tema de criarla en tres idiomas no fue un tema de investigación ni prioridad, de pronto por eso ha tenido éxito, por que siempre fue demasiado natural.

Ha sido difícil por que nunca hemos vivido (más de seis meses) en un lugar donde el idioma local sea alguno de nos idiomas de la familia. Sin embargo sus primeras palabras siempre han sido en español.

De manera comprimida hemos mantenido varias estrategias lingüísticas familiares en casa:
Usamos OPOL, si.
También, usamos LENGUA MINORITARIA EN CASA que en nuestro caso son dos, y dentro de casa se habla español e italiano, el alemán es de puertas para afuera.
Usamos TIEMPO/LUGAR, dentro de las dos lenguas familiares hay una de ellas que es la más “necesitada”, el italiano, cuando estamos todos compartiendo un momento, como la cena, hablamos en italiano.
Para confesarles ahora con tres hijos, trabajo los dos padres a tiempo completo, el cambio de casa y la situación mundial actual, también, hacemos un MIX de lenguas, si, cuando estamos cansados, cuando tenemos prisa, cuando no recordamos lo que tiene prioridad, si es que se vistan, que respondan o que nos miren. (Esta última no la recomiendo en primera instancia a las mayorías de familias que contactan conmigo para asesoría).

Nunca hemos acordado quien tiene que enseñar que, ni cuando debe hacerlo ni mucho menos como debe hacerlo. Todo se da de manera natural. Nadie le esta recordando al otro que debería mantener vivas las tradiciones familiares a través del idioma, y que los futuros hijos deben seguir escuchando italiano y español, por obligación.
De hecho, yo soy la que apoya el proceso de lectoescritura en español pero también en italiano, alemán e inglés. Conmigo también leen en italiano y con mamá van de vacaciones a Italian sin papá (por dar algunos ejemplos).

Al contrario no sucede muy frecuentemente, mi esposo se expresa con ellas solo en italiano, lee contadas veces en español y por ahora no ha viajado a ningún país hispanohablante sin mi presencia.

El desarrollo del lenguaje de nuestros hijos en cada idioma ha variado, continua variando y continuará variando, no es un porcentaje estable por el resto de sus vidas, ni siquiera se puede afirmar que continuará a ser así por los próximos dos meses.

¿Se confunden?, es otra de las preguntas frecuentes. Confusión siempre se ha presentado (periodos de silencio, mezcla de idiomas, etc), y es necesaria para lograr el desarrollo del lenguaje y la adquisición/aprendizaje de otro idioma. Después de experiencia profesional, tres hijos y 8 años educándolos en tres idiomas, hablar cuatro idiomas, haber vivido por 12 años fuera de mi país natal y haber pasado por cinco países. Les cuento que ha sido lo que más a servido para lograr el multilingüismo de mis hijos.

1. Sin duda alguna el contacto afectivo con nosotros los padres, los representantes de cada idioma, una exposición humanizada a la lengua.

2. El contacto con otros niños de su edad que comparten alguna de nuestras culturas familiares.

3. Tener recursos del interés particular de cada hijo, escogemos pocas veces nosotros. El tema de interés es en el que buscamos contenido, como música, libros o juguetes.

4. Lo más efectivo para su crianza ha sido la forma en la que hemos logrado involucrarlos en las actividades familiares, incluidas las labores de la casa, cocinar, lavar la ropa, limpiar el piso, arreglar la bodega, cambiar las llantas de la bicicleta, sembrar plantas. Han sido las actividades que más contenido ofrecen y los momentos que más emoción han creado en ellos y por tanto en los que la conexión con el idioma ha sido invaluable.

Para conocer más nuestro proceso como familia multilingüe visita nuestra cuenta profesional/familiar:

o visita nuestra sección del BLOG:

con cariño,
Laura
Asesora de crianza bilingüe
Bilingüismo y disciplina positiva

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *