Críticas siempre he recibido

Ada Ramírez

Una mujer de Latinoamérica a Asia occidental, del Sur de Asia a Egipto, de una comunidad internacional a España y en el camino esposa y madre de tres hijos.

Contenta y satisfecha me siento de presentarles hoy a Ada, venezolana. Una mujer berraca y una mamá decidida en el camino de la crianza bilingüe. El transcurrir de los años la llevo a criar en el extranjero. Ha vivido en cuatro continentes y sus hijos nacieron en el camino. Su esposo es venezolano español y lleva siendo un ciudadano del mundo muchos más años que Ada.
Esta hermosa familia de cinco inicia su aventura de crianza bilingüe en el extranjero en Riad, la capital de Arabia Saudí. Una ciudad de grandes contrastes, allí nacen sus hijos y Ada se enfrenta a los altos y bajos de la maternidad.

"Al prinicipio tenía solo dudas, dudas de cómo hacerlo, que hacer, que será lo mejor en cuanto a la educación, dudas para escoger colegio y en que idioma es el colegio."

Sintió como muchas otras madres en este camino la vacilación entre los idiomas. Ada hace una pausa y recuerda lo vivido tantos años atrás. Llego a sentir desde el otro lado de la pantalla que esta recordando con nostalgia muchos momentos. Después manifiesta "siempre fue muy criticada por que mis hijos hablaban más inglés que español". La gente no toleraba que tanto ella como su marido fueran de lengua materna español, que como familia nunca habían vivido en un país de lengua anglosajona, y sin embargo sus hijos dominaban mejor el inglés que la lengua de familia, el español.
"Pero es como lo decidimos, en realidad pensamos que era lo más fácil para ellos ya que siempre nos movíamos en comunidades internacionales y en escuelas internacionales. Lamentablemente no hay escuelas internacionales de habla castellana". Hasta el día de hoy, con años de vivir en Valencia, España, los tres hijos de Ada dominan mejor el inglés que el español.

Sobre esta situación recibió constantemente críticas, la sociedad siempre vio con ojos de desaire la situación lingüística de sus hijos.

"Cada vez que la comunidad hispanohablante se acercaba a nosotros y veían que nuestros hijos hablaban más inglés que español siempre nos criticaba, siempre nos preguntaron directamente ¿por qué?; incluso cuando llegamos a España y nuestros hijos fueron inmersos en el sistema educativo español una de las críticas más grande fue esa."

Cuando le pedí que resumiera un poco su historia, responde que es difícil, como quien no tiene la capacidad de abreviar, no quiere que me pierda de detalles e incluso me envía mensajes extras con situaciones que ha olvidado mencionar.
Los primeros años de vida de los hijos de esta pareja de raíces venezolanas fueron experimentados en Arabia Saudí, y su contacto con la sociedad fue en un contexto 100% internacional, donde todos se comunicaban en inglés, ese era el canal por el que toda la comunidad extranjera se comunicaba, y dentro de ese contexto social, Ada no dudo en exponer a sus hijos a una mayor entrada de experiencias en inglés, como pareja tenían claro que los siguientes años esa iba a ser su lengua dominante. Pero por supuesto se enfrentaron y se enfrentan hasta el día de hoy a todo tipo de críticas por esta decisión, de la cual no se arrepiente.

Así llegamos a hablar de la comprensión por parte de la sociedad, lo que más duro le da es la incomprensión que recibió en un país hispanohablante, asegura que hubiese sido lo mismo en cualquier país latino donde la comunidad extranjera es menor y no hay convivencia frecuente con situaciones similares, agrego que lo mismo sucede también en Alemania, con familias alemanas que han vivido por más de 5 años con niños en el extranjero y al regresas a Alemania, se dan de cara contra el sistema. Ella siente y yo comparto con ella la necesidad de que en muchos ámbitos sociales necesitamos de mayor información sobre el tema, mayor empatía y curiosidad por este tipo de fenómeno, y no solo lo que lingüísticamente conlleva si no todo lo que emocionalmente tiene de profundo, para los niños y para los padres.

Cuando hablamos de las preocupaciones que se dieron al iniciar la crianza bilingüe, Ada respira profundo, de nuevo como buscando el momento perfecto, las palabras acordes y los recuerdos exactos que describan lo que ella como madre sintió tantos años atrás.

"La vida internacional te hace dar muchas vueltas, mis hijos siempre estudiaron en colegios internacionales, (pausa) y una de las preocupaciones al llegar a España era si ellos podían continuar en una escuela internacional, no fue posible."

Un gran reto para la familia, porque en ese momento sus hijos ya eran bilingües pasivos en español, por tanto la idea era que estuvieran en un colegio con mayor input en español para que fortalecieran el idioma, sin embargo, la llegada a España fue directamente a Valencia, y su única opción fue la escolarización en valenciano. Se sumo a las preocupaciones que durante todo este proceso cargo la madre, pues en todo país que visitaron tuvieron siempre que aprender siempre una lengua extra, el mandarín, le arabe, el italiano, y decirles que ahora cuando ya estaban encontrando una balance lingüístico, que debían ser expuestos al valenciano, un idioma nuevo y otro idioma a medio andar, el español. Después de dos años ubicados en Valencia, su hijos mayor sigue batallando con estos dos idiomas.

Todo esta situación a llevado a Ada a sentirse culpable, escuchándola hablar sientes muy de cerca que todavía se cuestiona, y piensa que de pronto si hubiese sido mejor exponerlos más al español con clases privadas, con mayor esfuerzo y más disciplina, a pesar de ello también confirma su decisión porque el instinto materno le reaseguraba que sus hijos si o si iban a hablar la lengua de familia y la experiencia de todos estos años les iba ayudar enormemente.

" Mis hijos están acostumbrados a salir de su zona de confort, yo se que esto lo lograrán"

A pesar de la afirmación anterior, Ada agrega: "Mis hijos se sintieron aislados en España, sintieron rechazo por sus acento, no solo por su acento anglosajón si no por que ellos han aprendido español latino, el venezolano, y aquí han sentido presión por además hablar el español con acento de españoles."
Por circunstancias como estas, Ada considera que es mucho lo que a la sociedad le falta por comprender, que la vida no es blanco ni negro, que hay muchos matices que hay que tener en cuenta.  Su vida en España es hasta el día de hoy un acto de resistencia, pues nos comparte que sin necesidad de salirnos a otro idioma ya hay rechazo o hay sentimientos de inseguridad de nosotros los latinos cuando nos establecemos en España y no tenemos el acento o el vocabulario del español de España, Ada agrega que es el único país donde le ha tocado aprender su propio idioma porque la sociedad no se flexibiliza o el idioma local, a sentido mayor compresión en Egipto y hasta en Vietnam, sin poder decir ni una palabra en el idioma local de ninguno de los dos países.

Todos en familia son conscientes que tiene una gran labor de por vida, saben que deben ejercitar todos todos los idiomas que ya dominan para mantenerlos a un nivel similar, aunque admite que en su casa el spanglish es bastante escuchado, sus hijos se refugian mucho en el inglés cuando no encuentran las palabras en español. Están totalmente firmes con su objetivo y es lograr un buen nivel de español sin substraer al inglés. Aquí recuerda además como los niños han estudiado arabe, mandarín e incluso italiano, solo que no se le ha dado una continuación a ninguno de estos idiomas, vagos recuerdos le vienen también de como a pesar de estar en escuelas internacionales, el inglés cambiaba muchísimo, la metodologia, la cultura del colegio, pues una vez era una escuela internacional americana, al siguiente año fue una escuela internacional australiana y después británica. De todo esto ella ve solo lo positivo, la semilla que ha quedado en ellos, y la curiosidad y admiración que tiene por cualquier otra lengua y otra cultura.

"Muchas cosas no han sido por decisión, han sido por que la vida nos ha expuesto a ello, nos ha forzado, cuestión de oportunidades y obligación mas que de elección".


Y de esta experiencia familiar sin duda hoy después de más de 15 años se están recogiendo frutos maravillosos.

Ada además de su experiencia familiar tiene una experiencia propia con los idiomas, el reto al que muchas mujeres nos enfrentamos al dejar nuestras tierras, la mayoría de las veces la dejamos sin ni siquiera hablar el inglés. Ada confirma que estudio inglés por años, su objetivo fue siempre salir del país, pero no lograba desenvolverse en ese idioma a pesar de todo el dinero y el tiempo invertido por aprender el idioma. Su frustración fue muy grande, llego a pensar que nunca iba aprenderlo. En ella había solo mucho contenido, demasiada gramática, pero le faltaba lo más valiosa, seguridad.
Se refugio en una comunidad hispanohablante en esos primero años en el extranjero y la necesidad de hablar el idioma fue casi nula. Sus primer consejo para mujeres en situaciones similares es: hagan comunidad con gente que hable el idioma meta.
Esto se le llama CREAR LA NECESIDAD, un punto clave en la activación de todos los conocimientos lingüísticos que tenemos sobre el idioma.

Otra gran recomendación que nos comparte para madres o padres que ya estén en este camino o que estén por dar el salto, es que seas consciente que un segundo o tercer idioma no es una elección es ahora una necesidad, casi que una obligación, entonces debemos estar presentes para acompañarlos en el proceso, guíate por tu propia situación familiar, por los gustos y las oportunidades que se presente.

Una de sus mejores recomendaciones es aceptar que no hay fórmula perfecta, que todos tratamos de hacer lo mejor posible por nuestros hijos, los van a criticar otros los van alabar.

El último fue algo con lo que Ada en esos tiempos no contaba, "si tienes la oportunidad de contar con un asesor, con una guía, yo de verdad que cuando mis hijos estaban pequeños jamás lo pensé, pero si veo necesario solicitar un apoyo para padres en este tipo de procesos, hubiese sido para nosotros una ventaja".

Al terminar esta charla amena con Ada, charla entre llamadas, audios y mensajes de texto hemos podido recopilar los temas de su experiencia que me mueven el corazón. Espero la disfruten y si desean conocer a Ada más de cerca, se las presento ahora profesionalmente.

Su camino por el mundo del emprendimiento empezó como mentora para mamás expatriadas pero se transformó en servicios exclusivos para el mundo del Pinterest, de esta forma ayuda otras emprendedoras a activar su visibilidad online por medio de esta aplicación.

Aquí sus redes sociales:

" En la vida lo más importante es la comunicación, que importa al inicio en que idioma lo hagas, todos los seres humanos somos capaces de comunicar" -Ada-

You may also like

2 comentarios

  1. Excelente artículo es el temor de madres por hacer lo mejor por sus hijos. Pero todo aprendizaje en la vida será útil en algún momento. Bravo por Ada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *